ásta página está en construcción: perdonen los errores y temas inacabados.

This page is being developed: I am sorry for errors and unfinished subjects.

LA VERDAD del TEATRO (incluido en el Escritos informales sobrte teatro)

)Es verdad lo que ocurre en el teatro?. Queremos decir, claro, lo que se representa en él, no su existencia o su funcionamiento. La pregunta no es trivial, como pudiera pensar el lector poco avisado o avezado en estos temas: palabras como veracidad, verosimilitud, genuino, etc., surgen continuamente en el lenguaje de la educación teatral, particularmente en el del casi universal sistema (método) de Stanislavski.

De modo que )es verdad lo que ocurre en el teatro?. He aquí nuestra respuesta.

No es verdad, obviamente, la historia contada en la obra: bien se trata de sucesos imaginarios, bien, aún en el caso de tratarse de una reflejo pretendido fiel a un suceso llamado real, como las obras históricas o las que tratan sucesos contemporáneos, las cuales, unas y otras, incorporarán sólo aquellos aspectos deseados o seleccionados por el autor, junto con las sucesivas influencias e inflexiones que director y actores le aplicarán posteriormente.

Es decir, el autor toma de su vida y experiencia hechos aislados que configura en una urdimbre inventada, como se unen perlas de origen diverso en un collar. Este collar es el drama, visto aquí como el hilo que enlaza.

En este sentido, el autor se comporta como el sueño, urdiendo en una trama sucesos diversos del día anterior o de la infancia, resolviendo problemas o tensiones, plasmando apetencias y cosas así.

De modo que la historia que se cuenta en la obra (suponiendo que todavía se trate de obras que cuentan algo, las otras precisarían quizá otros párrafos) parece real al niño, al inocente. Más tarde el adulto, el avisado, le abre lo ojos: (Sólo es ficción!. Por último, según denunciamos en los párrafos anteriores, la historia (en sus componentes) vuelve a ser real.

Así vuelve a cumplirse el viejo dicho zen ()o era taoista?):

 AAl principio está la montaña; después ya no hay montaña; al final está otra vez la montaña@.

Y todo esto )tendrá algo que ver con la acción?. Muchísimo. Puesto que se trata de prestar vida al drama, y éste está compuesto de cosas verdaderas, el comediante tiene que tenerlas dentro para representarlas: tiene que acudir a su verdad, a su experiencia --o crearla, expandirla, trabajarla-- hasta que descubra en sí mismo aquellos materiales que componen ese drama. Sólo así podrá representar con verosimilitud, con veracidad, con verdad.

 

Nos potencia la lectura de "El trabajo del actor sobre sí mismo" de Stanislavsky. Pese a haber expresado nuestras reservas en Contra Stanislavsky, reconocemos, ¡como no!, su importancia esencial. Tocamos también las ideas aparecidas en Tres mundos del actor. Aquí tocamos las almas de esos y de los otros mundos involucrados en nuestro mágico rito (escribo oyendo a Tchaikovsky, y es asombroso cómo la música potencia la emoción artística).

Son las psicologías de los elementos citados en la que están incluidas las consciencias

 

Vuelta al Principio   Última actualización: Thursday, 21 de February de 2013    Visitantes: contador de visitas