Esta página está en construcción: perdonen los errores y temas inacabados.

This page is being developed: I am sorry for errors and unfinished subjects.

Porqué y paraqué en la acción  (incluido en Conversaciones con Ernesto Arias )

Otro punto que quizá deba ser una nueva página lo trae Ernesto sobre la acción. Viene a decir, él me corregirá si no es así que la acción del personaje --esa mezcla de motivaciones, tareas y lo que hace por ello-- resulta ser más bien una reacción, ¿una reacción a qué? a lo que le rodea, sea una conversación, sea un conflicto interno. Es el conflicto, grande o pequeño, que en un momento dado tiene con su entorno, él mismo incluido en el porque puede ser algo que le perturba de si mismo, es lo que le impulsa a actuar. Le impulsa, sí, es decir, le comunica un elan, le proyecta contra algo y así su acción queda motivada.

Tras una discusión:

Acción: lo que haces para conseguir lo que quieres:
Lo que quieres es tu objetivo.
Por que y para qué. No `porque.
Afirmo: cuando uno no sabe que decir, carece de acción en ese instante, sólo tiene actividad.
No quiere nada a veces, le sale algo.
Es el actor el que mete siempre algo por algo, para algo, pero el personaje a veces no sabe, no quiere....

Nos vuelve a surgir la cuestión entonces de si el actor debe actuar con "por que", es decir, con estados que tiene el personaje, o por el contrario con "para qués", es decir con pretensiones o ambiciones u objetivos que pretende el personaje.

Aquí creemos distinguir entre el actor y el personaje que encarna.

Me afirma Ernesto, y le creo, que sólo encontrando el actor un para qué hace algo el personaje en escena se logra alcanzar una actuación verosímil. Esto es naturalmente hasta ahora una técnica actoral.

En cuanto al personaje parece claro que a veces habla porque se siente angustiado y quiere dar expresión a ese  estado que tiene. ¿Es esto un "para"? Pues quizá sí, pero es un para inconsciente, en todo caso, no es una pretensión consciente del personaje, a él le sale así.

Ahora bien, podemos decir que esa tristeza le viene de un conflicto que tenía con el entorno, como decíamos al principio.

¿Hay pues siempre en las acciones humanas un "para que"?

Responde Ernesto que sí, matizando que muchas veces es inconsciente. En el teatro en cambio ha de hacerse consciente. ¿Pero quien lo hace consciente? El actor, no el personaje, que sigue actuando, arrastrado por las circunstancias sin darse cuenta cabal qué está pasando.

Por el momento queda que el actor necesita "para qué" claros que le muevan en sus acciones. El personaje todavía queda indefinido o divido entre sus "por ques" y "para ques". Por supuesto que el personaje, como cualquiera en la vida real tiene momentos que se pone en marcha para conseguir algo, pero nos referimos a las situaciones más ambiguas. Las que podríamos llamar de movimiento involuntario de alma.

Por ejemplo, comentamos el principio del famoso monólogo de Hamlet "ser o no ser". Parece que Hamlet angustiado por la muerte y asesinato del padre, el semiadulterio de la madre, sus deberes para castigar su temor a pecar y condenarse, todo ello le tiene angustiado e indeciso, según se ve en Las dudas de Hamlet.

En esas y otras condiciones se pregunta si conviene luchar contra el mal y las dificultades o tirar la toalla y escaparse mediante el sueño y/o la muerte. Su parlamento comienza proponiendo ambas alternativas y luego el hilo de su pensamiento va siendo guiado precisamente por sus palabras, que van despertándole nuevas ideas, nuevos impulsos.

¿En todo esto hay un "para qué" de Hamlet? ¿Para qué hace Hamlet eso? ¿Quizá para escapar de la angustia? ¿Quizá para saber y resolver su inercia y sus dudas?

Por supuesto que habría un "para qué" general y luego unos "para qués" particulares que irían apareciendo sucesivamente.

Concibe Ernesto a Hamlet como un ser exquisito, moralista, disgustado de la grosería, de la inmoralidad, de la incultura, del arte malo Sí, esto le daría una motivación general de desagrado ante todo, y especialmente ante las malas acciones que potenciaría su conflicto en todo momento, y le haría más activo contra el entorno. Consecuentemente una tarea adecuada para Hamlet sería, como se ha dicho, que quiere cambiar el mundo, un mundo que le desagrada y le hiere.

 


Vuelta al Principio  Última actualización:  viernes, 21 de junio de 2013  Visitantes: contador de visitas