Esta página está en construcción: perdonen los errores y temas inacabados.

This page is being developed: I am sorry for errors and unfinished subjects.

Melodías vigorosas (incluido en Grupo Fundacional de Verso )

La contemplación y audición de teatro en verso nos convence de la necesidad de profundizar la entonación, la frase, el dibujo preciso y vigoroso que, contra y con el ritmo versal, sea capaz de transferir a los espectadores las alambicadas razones de un Calderón, por ejemplificar al más alto nivel.

De otra manera el ritmo versal va apoderándose del oído y la mente; la melodía del decir está dominada hasta cierto punto por el ritmo: pero está siempre en lucha, siempre levantándose  --literalmente-- y moviéndose para decir lo que tiene que decir, el texto, de manera pregnante, vigorosa y hasta cautivante (es decir, que cautiva y hace cautivo al espectador.

Hay elementos de energía, de actitud, gesto y hasta escorzo: todo ello pasará a la palabra enriqueciendo ese decir.

El teatro naturalista y el cine pueden crear una escena tal que las palabras vienen sólo a coronar lo que ya se intuía y comprendía. Pero el barroco, con su denso decir, entreverado de ritmo, hay que trabajárselo mucho.

Hay que predigerirlo, como los arroces que cuecen en tres minutos, o el alimento regurgitado por algunas especies para sus crías.

Es imposible enterarse en una rápida pasada de esos períodos repletos de mitologías, filosofías aristotélicas y  tropos retóricos. La mente no da para tanto, no da a basto para absorber ese rico alimento.

Este destacar las entonaciones-frases contra la --necesaria-- regleta rítmica es equivalente a la personalidad de la melodía, en sus motivos y temas, contra el trasfondo --igualmente necesario-- del compás. En una fuga, en una sonata, tienen que aparecer los temas y frases destacándose del ambiente harmónico, rítmico y de enlace. El tema ha de aparecer con su personalidad, reconocible, destacado, no fundido con el resto del material musical. Figura y fondo. Destacada pero concorde, por supuesto, por supuesto.

He aquí un intento, a vuelapluma podíamos decir, de ese habla entonada y vigorosa.

 


Vuelta al Principio  Última actualización:  martes, 09 de julio de 2013  Visitantes: contador de visitas